La soledad y lo grotesco del hombre en Cero Glamour de Markos Quisbert

[Por Constanza Zanetti]

El mundo presentado en este libro está lleno de nostalgia, los personajes que habitan en él no tienen nada sublime en sí mismo ni nada en que creer, no hay verdadera belleza que los rodee, un ejemplo de esto son algunos de los versos del poema ‘El amor era perfecto bajo las luces de neón’: “Pero ya sabe, es todo ciego como eyacular en el vacío./ Cubro los espejos, no creo en el más allá ni en mí./ Sufro incontables dolores, tambaleo/ al momento de acabar./ Soy lo que ven: un viejo que se orina las piernas” [1].

Así es evidente como retrata este poema, y sugiere el título del libro Cero Glamour, la estética propuesta en este libro es justamente la de la antiestética, por ello también el tema recurrente de este libro es el sexo, abarcado del mismo modo, sin erotismo ni romanticismo, sólo brutalidad y nostalgia, por lo que ni siquiera resulta un escape seguro para los personajes, sino que es como hundirse más en la mierda que los rodean o como dice Hernán Miranda, encargado del prólogo: “Se vislumbran personajes y situaciones pertenecientes a un mundo traspasado por la realidad multimedia voyeurista, hiperestésica y omnisexuada que conforma el mundo real en que se desplazan los seres (…) entre el sueño y la vigilia, entre la pesadilla y la ensoñación” [2].

El terreno ganado por la antiestética, fundada hace mucho tiempo por Baudelaire, desde que él instaló el espacio de la ciudad, ya no es posible una poesía como la de cualquiera época anterior, no hay un centro, ni Dios, ni un héroe o personaje extraordinario, ni tampoco el lado bello de la naturaleza al estilo de los romanticistas, ni un ideal sudamericano como el que dejó instalado en Sudamérica José Martí. No hay redención. Sólo está, al contrario, el lado tosco y primitivo de la naturaleza. El mismo Baudelaire apunta: “Encontramos atractivos los objetos repugnantes;/ cada día descendemos un paso hacia el infierno, sin horror, a través del hedor de las tinieblas” [3]. Justamente lo que se muestra en este libro, el sexo sin adorno, grotesco, la vejez, la soledad, cosa de la cual Quisbert al parecer es conciente, como en su poema ‘Andar sin ropa, observar a las señoras’ un verso que parece nostálgico: “los días en que escribir poesía era un acto de inocencia” [4].

Cero glamour tiene su peso crítico sobre estas situaciones, ya se presentan distintos referentes de la cultura pop, pornografía, la filmografía de Ron Jeremy, John Holmes; la televisión en general, gente común que quiere inmortalizarse en ella, la imagen de los reality shows y las cosas inverosímiles que ocurren en ella; cantantes o sex symbols, la imagen de Elvis Presley en Hawái rodeado de sus fans, una chica bailando como Beyoncé; algunos ídolos genéricos como gente que “coleccionan sus poses de vieja vedette con sombrero cowboy” [5]. Me parece por ello, personalmente, una crítica a la propuesta del neobarroso, nada de tul, ni maquillaje, soluciona nada de esto.

Los ídolos nombrados parecen reemplazar todos los hitos anteriores, ya no es la religión, ni los personajes políticos quienes son los íconos de la gente, por lo que a pesar de la estética en general grotesca, los personajes parecen querer encontrar alguna imagen de belleza, aunque sea ficticia, al parecer eso es lo de menos, ya que todos los personajes se instalan como espectadores, como voyeuristas del medio que consumen, un ejemplo de esto es el poema ‘A veces un sex simbol recurre al bisturí’: “A veces un sex simbol recurre al bisturí como todos aunque nadie lo admita/ Su estilo y apariencia nos ahorra el trabajo de ser tan sensuales/ ante los ciudadanos con vidas simples y ordinarias/ que beben y se reproducen al calor de una fogata/ que se extingue en el polvo.” [6]

[1] pp. 15.
[2] pp. 11.
[3] Baudelaire, Charles. “Al lector” en Las flores del mal. Buenos Aires: Gradifco, 2003. Poema, pp. 13.
[4] pp. 19.
[5] pp. 43.
[6] pp. 45.

[Fuente: revista Lecturas.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s