Comentario al libro Hiel de Álvaro Cordero

[Por Jorge Cocio]

Las mujeres son armas/ explotan / son inflamables/ matan. Desde las palabras de Álvaro Cordero quisiera parir este comentario sobre un texto que desprende un olor de animal herido luego de quedarse pegado postcópula y que se arrastra a duras penas con el pelo partido / la boca quemada. Porque el cuerpo tiene su propio camino bajo la cama. De ese multiverso de posibilidades en las posiciones, pero sobretodo en las emociones que se carcomen en el devenir de las palabras. Esto me ha llevado a darme más tiempo del aproximado para acercarme a esta obra apoyado de un fiel tabaco y extractos de Smell of Female de The Cramps que nos recuerdan lo efímero de vomitar palabras al infinito.

No eres amante / sino una puerta siempre abierta. Desde estos versos se podría hablar de celos, o rechazo. Se podrían buscar las causas a un contexto psicoanalítico rebuscado para explicar la acidez de sus versos. O también se podría pensar en alcohol y excesos de sentimientos encontrados de quien refleja sus armas hacia ella. ¿Pero quién es ella? Da igual su nombre o ascendencia. Pasado, apellido o presente; aunque es más que evidente la mención a un género que le conmueve y no entiende. Que le repele, pero espera desnudo todas las noches atado al respaldo de la cama (el objeto fetiche por excelencia).

¿Pero y si la voz de Hiel fuese de esa misma mujer que se auto inmola, o bien si fuese esa niña de trece años reprochada que decide vengarse en estas palabras?. Dar un giro a ello propone un sentido más teatral que literal hacia el texto. Pero de cualquier modo la violencia del sexo y hacia el sexo que no se entiende nunca deja de irse.

Pero tampoco hablemos de víctimas sin victimarios, porque en Hiel todos se usan como condones y se sangra como en la primera vez. Cuerpos gastados por la guerra de una intimidad inoperante o el deseo adolescente de no poder tenerlas a todas.

Espero en su departamento a que ella cruce ese umbral desnuda bajo su bata y me haga mal. He ahí que esas palabras bajo la genitalidad y el deseo terminan hablando del hombre que espera algo más que no encuentra en sus sueños ni en sus dioses. Y puede que para Hiel la cruel respuesta sea la misma que le sabe amargo. Que lo usa, que no dicen la verdad, que no lloran y que no vienen con manual.

Título: Hiel
Autor: Álvaro Cordero
Editorial: La Liga de la Justicia Ediciones
Año: 2014

[Fuente: web Letras.s5.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s